Rindiendo culto: Marcas y religiones.

¿Existen similitudes entre algunas marcas de éxito y las religiones?

Para Martin Lindstrom, la conexión emocional que se tiene con algunas de estas marcas es muy similar a los sentimientos que se manifiestan hacia una religión.

Pero centrémonos en el aspecto más visible:

  1. En ambas existe un líder o cabeza visible: Richard Branson, Steve Jobs, el Papa Francisco…
  2. Sus seguidores desarrollan un sentimiento de pertenencia a un grupo. ¿Te causa simpatía ver a alguien por la calle utilizando un iPad como el tuyo?¿Y conduciendo el mismo modelo de BMW? Al igual que en la religión, ese sentimiento se genera al compartir los mismos actos y la misma misión; que puede ser el de rezar para salvar su alma o el de escuchar a AC/DC para ir por la autopista al infierno (en referencia a su canción Highway to hell).
  3. Tanto las marcas como las religiones tienen enemigos y confrontaciones. Cristianismo frente a Islam, Ferrari frente a Lamborghini, iOS frente a Android… Hay cientos de ejemplos. Mediante estas controversias se busca atraer a individuos fanáticos, incitar el pensamiento y el debate sobre ellas y crear fidelidad.
  4. Utilizan estímulos sensoriales que establezcan un vínculo con ellas. Entremos en una iglesia y en una tienda de Abercombie&Fitch. En la primera oleremos el incienso, escucharemos melodías religiosas en un órgano y veremos a los sacerdotes vistiendo sus hábitos. En la segunda oleremos un perfume de su marca, escucharemos música dance y veremos a sus dependientes semidesnudos. Cada vez que el olfato, el oído y/o la vista se active con uno de esos elementos nos rememoraremos la experiencia que tuvimos en cada sitio.
  5. Tienen lugares de reunión (flagship stores, catedrales, mezquitas, tiendas…) a los que pueden acudir sus seguidores para rendir culto y comprar.
  6. Poseen símbolos (logotipos) que los identifican: una cruz, un triángulo, unos diapasones cruzados, un cocodrilo
  7. Narran historias (storytelling), normalmente con un final abierto para que podamos continuarla e interpretarla como se nos antoje, logrando que podamos vernos reflejados (empatía y deseo).
  8. Poseen rituales. Para comer una galleta oreo hay que seguir unos pasos, lo mismo ocurre para rezar en el Islam o en cualquier otra religión.

En resumen, marcas y religión comparten una amplia gama de caracteres con el fin de atraer a consumidores. Aquellas que generen un mayor compromiso emocional serán las que acumulen más poder y más cuota de mercado.

Nota del autor: El objetivo de este post no es la banalización de las religiones ni de las personas que las profesan. 

Fuente:

  • Lindstrom, M. (2009). Buyology. Ed: Gestión2000.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: